lunes, 28 de diciembre de 2015

Mímate

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
Cuando tengas algún minuto a solas (por ejemplo, cada vez que vayas al cuarto de baño), mírate al espejo o simplemente, repite en voz alta (o grítalo dentro de ti):
Soy una persona maravillosa.
Merezco todo lo bueno que me pase.
Me quiero.
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.



votar

lunes, 21 de diciembre de 2015

Pensamientos positivos

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
Tú tienes la capacidad de cambiar tus pensamientos y lo que sientes, si no te benefician. Tú puedes hacer que tus pensamientos sean constructivos y beneficiosos para tu día a día.
Hoy es un día perfecto.
Mi salud depende de mis pensamientos.
Hoy decido pensar que soy una persona sana.
Mi cuerpo es parte de lo que soy, pero no soy solo mi cuerpo.
Puedo cambiar si lo deseo.
Cualquier cosa que desee, se hace realidad en mi vida.
Vivo disfrutando cada instante y sabiendo que la vida es ahora.
Soy una persona maravillosa.
La vida es perfecta aquí y ahora.
Todo está bien en mi mundo.
Todo está saliendo bien.
Me quiero.
Soy una persona feliz
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.



votar

lunes, 14 de diciembre de 2015

Duérmete

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
Todas las noches antes de dormir, afirma:
- Voy a dormir plácidamente y sin interrupciones.
- Voy a sanar mientras duermo.
- Todo está bien.
Y duérmete con ellas.
Hacer afirmaciones positivas a lo largo del día, que nos ayuden a creer que nuestro descanso nocturno, será real, En vez de pensamientos como “tengo sueño”, “estoy cansado”, “ésta noche volveré a dar miles de vueltas en la cama”, haremos afirmaciones positivas como por ejemplo: “Está noche me dormiré a los pocos minutos de tumbarme en la cama”, “Yo puedo descansar profundamente y despertarme sin cansancio”.
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.



votar

lunes, 7 de diciembre de 2015

Sánate

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
En ocasiones, las enfermedades y los dolores, están ahí para avisarnos de algo (por ejemplo, de parar si tenemos una vida muy ajetreada o para que prestemos mayor atención a nuestro cuerpo y mente). Tú eres el responsable último de tu salud. Hazle caso a tu cuerpo.
Repite:
Me siento sano, me siento bien.
Me siento estupendamente.
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.




votar

lunes, 30 de noviembre de 2015

Motívate

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
Hoy vas a repetir una frase que te motive y te anime. 
Como por ejemplo: 
La vida es maravillosa.
Repítete esta frase para tu interior, cada vez que estés a punto de enfadarte o ponerte triste (aunque no “creas” en ese instante lo que piensas, tan sólo dilo).
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.

votar

viernes, 27 de noviembre de 2015

Levántate con energía

A partir de hoy, comienza en Creer en Positivo, varias semanas para practicar las afirmaciones positivas que nos han acompañado todos estos años.
La idea es que cada semana, seamos conscientes por lo menos dos veces en esos siete días, de lo que nos decimos y como nos lo decimos.
Cambiar nuestros hábitos de pensamiento no es una tarea sencilla. Tampoco rápida. Pero como con todo, si practicamos y somos activos, podemos alcanzar logros inimaginables en nuestra mente cerrada.
Por eso, y para que podamos ser conscientes de todo ello, os animo a que sigáis la rutina cada semana.
Comenzamos.

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
Sé consciente cada mañana de lo que te dices cuando abres los ojos.
Comienza a cambiarlo por afirmaciones positivas:
- Hoy va a ser un gran día.
- ¡Sonríe!: Estás vivo.
- La vida es estupenda.
- Buenos días ser humano maravilloso.
- Todo va a salir bien.
Antes de levantarte, incluso antes de abrir los ojos por las mañanas, repite:
- Hoy es un día maravilloso. Hoy va a ser un día estupendo. La vida es maravillosa. Todo va a salir bien.

Después visualiza como te gustaría que fuera tu día (que cosas deseas hacer o tienes que hacer y cómo quieres sentirte), intentando dibujar todos los detalles en tu mente. Cuando lo hayas hecho, entonces sí, abre los ojos y levántate.
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.


votar

viernes, 20 de noviembre de 2015

Aquí y ahora

Eres una persona libre.
Nadie puede imponer su voluntad sobre ti alegando un poder inexistente.
Tú no le perteneces a nadie. Solo a ti mismo.
Si alguien te ama, no te manipula ni te obliga a quererla.
Hoy es un día idóneo para que abras los ojos y descubras lo importante que eres.
Tus necesidades son importantes. Tus deseos también.
En unas milésimas de segundo tu vida puede cambiar.
Puede ser una enfermedad que llega sin avisar, un dolor repentino que no te abandona en semanas, una muerte cercana que te despierta sin quererlo…
En este mundo global, estamos acostumbrados a ver noticias llenas de heridas y penas, pero hasta que no nos molesta a nosotros, no actuamos.
Es entonces, cuando el miedo o la falta de paciencia, nos hacen actuar sin pensar.
El camino más rápido no siempre es el del medio.
Para sanarse a uno mismo, primero tienes que ser consciente de tus limitaciones.
Para sanar a otros ocurre igual. Tienes que estar lo suficientemente sano en todos los aspectos, para enfrentarte a los miedos y dolores de aquellos que reclaman ayuda.
Pero no hace falta sufrir para llegar a ninguna parte. Deja los acontecimientos fluir.
Como dicen las personas más sabias, al final todas las piezas del puzle encajan.
Reacciona y toma decisiones, porque sin ellas nada pasará.
Dale las gracias a ese miedo que a veces te paraliza. Está ahí por un motivo, pero muchas veces no es para que no actuemos, sino para hacernos conscientes del momento.
Muchos de esos momentos que temías, han llegado. Y no ha pasado nada.
Ya pasaron y te enseñaron a vivir.
No te olvides del pasado, pero no te obsesiones con él. El pasado ya pasó y estás aquí y ahora.
Ahora, un regalo que todos y todas tenemos, del que muy pocos se dan cuenta.
Dedica cada día a respirar por lo menos un minuto, dándote cuenta de que estás viva. Estás vivo.
Aquí y ahora.

votar

jueves, 12 de noviembre de 2015

Sin miedo a volar


Cierra los ojos y respira profundamente tres veces.

Imagina que estás en un gran bosque con  miles de tonos verdes.


Siente  como el aire que entra en tu cuerpo lo hace de forma fácil  y sin esfuerzo.


Es un aire puro que te llena de vida.


Un rayo de sol te calienta la cara. Un suspiro escapa de tu boca.


Te apetece mucho estar allí.


No piensas en nada.  Sólo estás.


Alrededor tuya, comienzan a aparecer cientos de globos de diferentes colores.


Flotan por encima de tu cabeza y poco a poco inundan todo el espacio.


Dentro de cada uno de ellos, hay un humo espeso y brillante.


Miras fijamente a uno.

Ese te atrae especialmente, aunque no sabes muy bien la causa.


Sólo sientes el impulso de acercarte a él.


Al tocarlo notas que la textura es casi transparente.


Tus dedos atraviesan la superficie y llegan al denso humo.


De pronto, una especie de calambre recorre tu  cuerpo de la cabeza a los pies.


Te sientes muy bien. Llena de  vitalidad.


Decides mirar hacia tus pies y te das cuenta de que no los ves.


Estás dentro del globo. Te has unido a él y ahora sobrevuelas el bosque.


Sin forma física, tu mente está más despierta que nunca.


Observas como los demás globos te acompañan.


Sabes que todo está justo donde tiene que estar.


Tu respiración se enlentece cada vez más.


No sabes lo que es el miedo.


Disfrutas de ese viaje de regreso.


Cada vez subes más y más. Las nubes comienzan a desaparecer de tu vista.


Un universo cubierto de luces brillantes te abraza sin condiciones.


Estás muy feliz.


Respiras cada vez más y mejor.


Disfruta de la sensación de ingravidez.


Cuando estés preparada, respira profundamente una vez y abre los ojos.


Bienvenido a tu hogar.



votar

viernes, 6 de noviembre de 2015

Todos Podemos

Llegados a este punto del camino, todos y todas, sabemos lo importante que son los pensamientos, palabras y acciones positivas en nuestras vidas y en las vidas de los que nos rodean.
Por nuestra experiencia conocemos bien esos días en los que todo parece ir en nuestra contra. Mañanas en las que te hubieras quedado en la cama sin dudarlo. Tu mente en esos casos alardea de su poder y perseverancia: “No puedes hacer nada. Hoy no es tu día”. Y parece que te arrastras por las calles sin tener muy claro hacia donde te llevaran esas palabras.
Sin embargo, y te animo a que hagas la prueba, esos momentos en los que te sientes sin fuerzas pueden mitigarse con la sola voluntad de hacerlo.
Porque como sabes, no hay un cambio ni una frase positiva o pensamiento positivo que funcione, si no hay acción. Cuando decidas que tú eres el que maneja tu destino y no un ente invisible que parece manipular tus actos, será cuando comiences a caminar moviendo ambos pies sin descanso. El movimiento y la acción es una de las mejores terapias cuando estás desanimado.
Aunque te cueste al principio, aunque creas que no serás capaz… hazlo. Ponte música, canta con ella y baila con todo tu cuerpo. Aprende de los niños y niñas que te rodean. Son pura energía, incluso cuando están malos.
Reaccionar a los momentos más bajos te hará sentir más motivada para seguir hacia delante.
Porque además, ya lo has sentido en tu mente y en tu cuerpo. Ya has notado esas horas, minutos o segundos mágicos en los que has podido levantarte y seguir andando a pesar de la heridas. Eres un luchador lleno de marcas, que te recuerdan cómo has llegado hasta aquí.
Por eso, antes de seguir abajo, antes de venirte abajo, habla contigo. Anímate a seguir a esa parte de ti que sabe flotar en los momentos más oscuros.
Muchas cosas buenas de hoy, dependen de ti.
Haz aquello que sabes que te hará bien.
Comienza a caminar como si nunca lo hubieras hecho.
Y no dejes de repetirte: ¡Yo puedo!
Porque puedes.
Claro que puedes.

Todos Podemos.

votar

viernes, 30 de octubre de 2015

Hoy es el único día que tienes

¿Has visto que día más bonito hace?
Llueva o haga sol, hoy es un momento especial. Una joya en el tiempo que no se volverá a repetir exactamente igual.
Hoy es mucho más valioso que el diamante más caro del mundo. Hoy estás aquí. Quizás mañana ya no…
¿Por qué no disfrutas?
Acompáñate al espejo y ofrécete la mejor de las sonrisas.
Te mereces un día esplendido.
Nadie nos ha dicho que vayamos a vivir mil años y sin embargo vivimos en muchas ocasiones como si fuéramos inmortales, y solo pensamos en la muerte y en la vida cuando acontecimientos positivos o negativos inundan nuestro entorno.
No hace falta estar muerto para no sentirte vivo. Y lo sabes bien.
¿Cuántas veces has dejado de mirar con los ojos abiertos y has deseado esconderte en un escondrijo?
Este es no es el momento de hacerlo.
Es una oportunidad más que tienes de liberarte de ataduras sin sentido. Es una ocasión única para que seas feliz e imagines que eres ese bebé de pocos días que abre los ojos por primera vez para asombrarse del universo que te rodea.
Y claro que puedes hacerlo. Claro que puedes desprenderte del ayer y del mañana, aunque solo sea por un instante.
¿Qué más da el tiempo físico que hayas vivido? No eres tu cuerpo ni tu edad. Eres mucho más. Y en el fondo de tu ser, lo sabes.
Por eso, hoy es tu día. El único día que tienes.
Anímate y disfrútalo.
No te arrepentirás.



votar

viernes, 23 de octubre de 2015

¿Un monstruo debajo de la cama?

Se asomó en cuclillas por debajo de la cama.
Allí no había nadie.
No lo podía entender. Estaba seguro de que había escuchado un ruido gutural que provenía de aquel oscuro lugar.
Se quedó pensativo, imaginando que habría hecho él mismo en aquella situación cuando era más pequeño.
Ya lo tenía.
¡Quedarse acurrucado en su cama y envuelto en la protección mágica de sus sabanas! Allí nadie lo tocaría. Fuera lo que fuera.
Sin embargo, ya era mayor. Ya no podía estar pendiente de falacias extravagantes sin sentido.
Ya hacía tiempo que comprendía que los demonios no viven debajo de la cama sino dentro de cada uno.
Así, que volvió a mirar debajo de aquel antiguo colchón con la esperanza de no encontrar nada.
Pero no fue así…
Justo a sus pies, un gran manto de pelo negro se movía insistentemente con necesidad de salir de aquel agujero.
Se asustó y reaccionó con malestar.
Sin detenerse a pensar, subió sus pies a la cama y se hizo un ovillo.
¿Un monstruo debajo de la cama?
Claro. Y lo siguiente que iba a ser… ¿Un duende saliendo del armario?
Atónito e incrédulo decidió volver a ser valiente.
Es lo que tocaba si quería ser la persona mayor que ya era.
Respiró profundamente y repitió la misma jugada.
Sin quererlo, dio un grito de angustia.
Allí seguía la bestia. Con su pelo negro haciendo ruidos extraños y desagradables.
No podía más.
Rompió a llorar desconsoladamente.
Gemía porque ya era mayor pero aún tenía miedos. Lloraba sin consuelo porque no se veía capaz de salir de aquel atolladero él solo…
De repente una luz en el pasillo se encendió.
Se cubrió rápidamente con las sabanas para no ser descubierto.
Una voz conocida se escuchó en la habitación.
- ¿Qué te pasa mi niño? – Susurró la voz.
Él no podía dejar de llorar y sollozar con la respiración entrecortada.
- Algo... Ahí… Debajo de la cama… - Consiguió decir.
- Ven mi tesoro… No pasa nada.
Y sintió un abrazo largo y profundo que le calmó el alma.
- Te he dicho muchas veces que para ser mayor no hay que dejar de tener miedos. Puedes sentir miedo y cada vez que ocurra, llámame a mí. Siempre vendré a acunarte tengas la edad que tengas. Mi pequeño niño.
Con una sonrisa de oreja a oreja, él se calmó.
Podía seguir siendo un niño.
Y lo más importante de todo… Podía buscar la protección que necesitaba sin remordimientos.
Al fin y al cabo solo tenía once años.
Respiró tranquilo y volvió a dormirse.


votar

viernes, 16 de octubre de 2015

Si lo puedes imaginar puedes hacerlo

Hola.
¿Hay alguien?
¿Sigues ahí?
¿Hace cuánto que no te miras al espejo y hablas contigo mismo?
Tu vida parece caótica y no ves que muchos de los problemas que tienes los estás generando tú misma.
Hace tiempo que dejaste de tomar decisiones y aún no eres consciente de ello.
Respira profundamente una vez.
¿Quién hay dentro de ti?
Quizás ya no eres tú. Tal vez es una copia de quién fuiste o deseaste ser.
¿Vives aquí y ahora?
Atenta.
Escucha los sonidos de tu alrededor.
Esas trabas que crees que hay, no están.
Tu mente te para y te avisa de peligros que no existen.
Ese caos del que piensas formar parte, no es tal.
Todo tiene un orden perfecto.
Todo está pasando justo cuando tenía que ocurrir.
Sea una situación más o menos favorable para ti.
Seguramente si piensas detenidamente en los últimos acontecimientos en tu vida, verás que hay alguna parte positiva que te ha marcado el camino.
Por fin has vuelto a ver a esa persona que tanto quieres.
El otro día pudiste hacer aquello que tanto anhelabas.
¿Te das cuenta?
Todo se rige por la causa y el efecto.
Si generas pensamientos y emociones positivas, tu alrededor aparecerá distinto.
Seas como seas y pienses como pienses, puedes cambiar tu forma de afrontar las situaciones.
Recuerda: si lo puedes imaginar puedes hacerlo.
 Tus decisiones son importantes.
Tú eres importante.
Disfruta del momento y haz cada día de esta semana alguna pequeña cosa que te motive y te guste.
No dejes de pensar en ti y sigue fuerte.
Como siempre, no lo olvides:
¡Tú puedes!



votar

viernes, 9 de octubre de 2015

Se acabaron los maltratos

¿Sabes que mereces ser feliz?
No. En serio… ¿Lo sabes?
¿Te has parado a pensar en ello?
Nadie es mejor que nadie y no tienes que sentirte responsable de los miedos, enfados o delirios de otras personas.
Tú eres importante. Ni más ni menos que otros. Eres alguien con derechos y uno fundamental es tu derecho a ser feliz y a estar bien. Y sobre todo tienes derecho a que te traten bien.
No creas en el amor que te grita, te hunde o te hace sentir inferior.
Eso no es amor.
Reacciona siempre cuando te digan que no vales, que no mereces esto o aquello. Actúa cada vez que te reprochen tu forma de ser o de vestir. No tienes un dueño. No eres un animal al que educar. Eres un ser humano con las mismas necesidades que el que te exige esa tonta perfección que ni siquiera él o ella tiene.
Abre los ojos. No cierres la mirada. No te tapes los oídos ni la boca.
Cuando alguien te disguste, cuando esa persona que supuestamente te ama te trate mal, exprésalo. Siempre hay alguien que te puede escuchar.
Dile que no te gustan sus modos, verbaliza tus miedos, defiende esos derechos que posees. Hazlo calmada, sin gritar, llorar o con la voz débil.
Practica delante del espejo si te hace sentir más fuerte y antes de hablar suelta tus sentimientos delante de ti mismo. Llora, grita y habla a solas en voz alta. Dile lo que le vas a decir cuando esa persona esté delante de ti. Y cuando lo hagas, no creas todas sus palabras. Sobre todo si te vuelve a insultar o a denigrar como persona. Muchas veces esa clase de sujetos, son expertos en manipular las situaciones y a los demás para hacernos sentir culpables por sus problemas y complejos.
Se consciente de tu fuerza y aprende de cada paso.
Nadie es mejor que nadie.
Te mereces lo mejor.
Mereces ser feliz.
Se acabaron los maltratos.

votar

viernes, 2 de octubre de 2015

Que nada te detenga

Hace un año tuve la oportunidad, gracias a un máster que hice, de realizar las prácticas en la unidad del dolor de un hospital.
Allí observé y conocí a muchas personas con dolencias de todas clases. Algunos eran pacientes oncológicos, otros, personas mayores con diversos cuadros dolorosos y otros tantos chicos y chicas jóvenes con algún padecimiento.
Fuera como fuese, todos y todas tenían algo en común. El dolor que sentían y que les había llevado después de mucho sufrimiento a aquella unidad para poder aliviar esos malestares; y los deseos de estar bien (o por lo menos mejor).
Desde mi experiencia con el dolor durante casi toda mi vida, me sentí identificada con aquellas personas desde el principio. Y a pesar de que algunos llegaban a la consulta con el sueño de una varita mágica externa que les curara sus males, la mayoría eran conscientes de sus limitaciones y miedos.
En realidad casi todos los que hemos tenido o tenemos dolores crónicos, sabemos que nuestra actitud es el factor más importante para sentirnos mejor.
Nadie viene a deshacernos de este acompañante de forma mágica. Nos pueden ayudar a aliviarlo, sí, incluso nos pueden operar para quitarnos parte de ese dolor, pero no desaparece por completo. O por lo menos, no de repente.
Todo proceso requiere de nuestra voluntad y de nuestra mente para afrontarlo con tranquilidad y fuerza.
Quizás tú estés pasando ahora mismo por una situación con dolor. Tal vez te acabas de dar cuenta de que tu dolor es crónico (como me ocurrió a mí no hace mucho tiempo, con el dolor que sentía en mis manos desde que tuve el brote de artritis idiopática juvenil con nueve años, y que gracias a dos operaciones se mitigó), o puede ser que estés empezando con un proceso doloroso que no se alivia con nada. Seas quién seas, estés donde estés y vivas como vivas, tienes que saber que no estás sola. Tú eres la persona más fuerte que conoces y sabes que puedes con mucho.
Lo has hecho otras veces. Has caminado sin miedos y sin expectativas en situaciones que parecían catastróficas.
Ya tienes esos recursos en ti aunque no creas en ellos.
La luz al final del túnel existe. Es cierto.
Ahora parece que no, porque todo son cambios y el dolor en muchas ocasiones no te deja pensar ni respirar tranquilo, pero siempre hay un atisbo de calma.
Grita, llora, canta, berrea, da saltos, desfógate… es necesario que expreses tus sentimientos y tus dolores sin reprimirte.
Deja de tener miedo al dolor. Ese miedo te paraliza antes de sentir dolor y te produce más miedo y más dolor.
Intenta respirar tranquilamente. Relaja tu mente para relajar tu cuerpo.
Recuerda… Tú puedes con mucho.
Eres fuerte.
Ánimo y sonríe.
El dolor será tu maestro y juntos avanzaréis hacia nuevos retos.
Que nada te detenga.


votar

domingo, 27 de septiembre de 2015

Eres una persona sana

Cierra los ojos y respira profundamente una vez, inhalando el aire por la nariz y expulsándolo por la boca.
Mantente con los ojos cerrados un rato. Intenta aislarte de tu alrededor y céntrate en tu cuerpo.
Nota si tienes alguna tensión acumulada en él.
Si es así, visualiza esa zona e imagina como le envías con cada expiración una nube blanca sanadora. Es una energía pura y llena de amor que entra en el lugar dañado y recorre cada parte de tu cuerpo.
Estás cada vez más relajada.
Ahora, respira profundamente una vez y coloca una de tus manos en tu cabeza, justo en la coronilla.
Sigues con los ojos cerrados y te sientes muy tranquilo.
Sabes que es lo que necesitas. Y este momento de calma es importante para continuar con tu día.
Después de un rato y de respirar cada vez más y más lentamente y sin esfuerzo, coloca tu otra mano en el centro de tu pecho.
Siente como la energía te va sanando y ofreciéndote una experiencia muy relajante y placentera.
Estás muy a gusto y feliz.
Cuando te apetezca dirige tus manos a tus dos orejas y tápatelas durante unos minutos.
Respira lenta y profundamente una vez, deshaciendo los nudos de las sombras de tu mente y de tu cuerpo.
Te sientes muy relajada.
Eres una persona sana.
Sonríes.
Respira profundamente una vez.
Abre los ojos.



votar

jueves, 17 de septiembre de 2015

Detrás de las formas

Detrás de cada rostro que te cruzas cada día por la calle, existen multitud de historias y experiencias.

Detrás de cada forma hay un relato que contar.

Nuestra mente tiende a rellenar los huecos que no alcanzamos a ver. Por eso, en ocasiones "inventamos" como serán los otros o como fue observar aquel
paisaje.

Los estereotipos que tenemos, nos atan corto y hacen que nuestra mente cada vez sea más y más cerrada. 

Aquellas ideas preconcebidas y generalmente no reales que nos creemos de los demás, son la base de las intolerancias y miedos a lo que no conocemos.

Normalmente los niños y niñas muy pequeños, no tienen esos prejuicios hacia formas de vida o de actuar de otros. Son fuentes de felicidad y de amor.

Tampoco por tener menos años que nosotros son menos sabios.

Mi sobrina de dos años es capaz de discernir las emociones que siente a su alrededor.

Y reacciona en función de lo que nota en su cuerpo.

No le hace falta tener una idea o una falsa opinión de aquel al que mira.

Actúa sin esos pensamientos que nos alejan de los otros. Los que crean barreras y nos
limitan a lo que nos resulta familiar.

Esta semana seamos niñas y niños sabios.

Mirémoslos y aprendamos de ellos y de ellas en su forma de relacionarse y abrazarse.

Y recuerda... detrás de cada forma hay una gran historia.

Anímate a vivirlas.


votar

miércoles, 9 de septiembre de 2015

La llave de la vida

Estos días estamos viendo como miles de personas abandonan lo que hasta ahora eran sus hogares, para embarcarse en una odisea sin retorno.
Imágenes impactantes nos han erizado la piel y nos han hecho llorar en más de una ocasión mientras mirábamos las noticias en la televisión.
Los refugiados y las refugiadas caminan solamente con la ilusión y la esperanza de poder sobrevivir y también vivir en nuevos lugares del mundo.
Desde los diferentes medios de comunicación se están solicitando ayudas para estas personas. Algunos solo comparten fotos en sus perfiles públicos, pensando que así se solventa el problema. Sin embargo, ya existe esa concienciación social de lo que está pasando y casi todos sabemos lo que es la tragedia de perder a nuestros seres queridos.
Somos capaces de ponernos en la piel de aquellos que hoy caminan y corren hacia la vida, huyendo de una muerte casi segura.
Muchas y muchos de nosotros, tenemos familia que huyeron de la barbarie. De la guerra, del hambre, de la enfermedad… y consiguieron sobrevivir a unas circunstancias nefastas.
Hoy, día de regreso de este blog de pensamientos positivos, relajaciones e ideas para vivir de forma más saludable y feliz, no podía dejar de pensar en ellas. En aquellas personas que siguen caminando sin nada en sus manos, y que necesitan más que nunca que el resto de la humanidad sepamos ponernos en su lugar y les apoyemos de un modo u otro.
Debido a mis circunstancias personales (muy parecidas actualmente a las de muchos otros en España), no tengo posibilidades económicas ni materiales para ayudar a aquellos que hemos llamado “refugiados”, pero sí tengo la posibilidad de unirme a millones de voces en todo el mundo, para que sigamos (o volvamos) a ser humanos.
Mi voz es pequeña en las redes, pero sé que muchos y muchas me leéis cada semana con la ilusión de encontrar una luz en el camino. Una luz que están buscando tantas y tantas personas ahora mismo.
Por eso, seas un particular, una empresaria, un gobierno o una macro nacional, y si tienes recursos para ello, te animo desde este rincón a ponerte en la piel de los que buscan ayuda y un techo para vivir.
Levanta la vista y observa.
Tú puedes hacerlo posible.
Como siempre, juntos podemos.
Ofrezcámosles la llave de la vida.


votar

martes, 18 de agosto de 2015

CERRADO por VACACIONES. Hasta Septiembre

Hola a todas y a todos,
Desde que comencé con el blog en 2009, no ha habido semana que no haya compartido con vosotros mis escritos. Ahora me apetece hacer una pausa para retomar fuerzas. No tardaré mucho en regresar. En septiembre estaré de vuelta.
Mientras tanto, seguid siendo felices y positivos.
Gracias por estar ahí .
Nos vemos pronto votar

miércoles, 12 de agosto de 2015

La felicidad te persigue

Cierra los ojos y respira profundamente tres veces.
Imagina que estás en un prado verde.
Te rodean miles de flores de diferentes colores.
Estás descalza y tu cuerpo se siente liviano.
Eres una persona feliz.
Notas los latidos de tu corazón, fluyendo libremente y sin esfuerzo.
Todo está en armonía.
Respira profundamente una vez.
Observa a lo lejos.
Al final de la llanura hay un árbol mecido por el viento.
Es completamente verde y de sus ramas salen cientos de pequeños troncos de colores.
Te quedas absorto mirando los miles de colores que hay a tu alrededor.
Quisieras formar parte de ese sitio.
Tu respiración se hace cada vez más lenta y tu cuerpo está cada vez más y más relajado.
Disfrutas del momento sin pensar en nada.
El colorido espectro que hay delante de ti te absorbe en una espiral de vida.
Ya no te cuesta respirar ni tampoco estás atado a unas piernas.
Te das cuenta de que puedes elevarte por encima de todo aquello.
Ahora sí que eres parte del paisaje.
No tienes forma y no pesas.
Esos sí, eres de muchos matices.
Una paleta colores que se ha transformado en viento.
Nada te molesta.
Nada te perturba.
Eres tú. Allí arriba.
Volando cerca del árbol al que ahora meces.
Sin miedos y sin dudas, sabes que la vida es ese preciso instante.
La felicidad te persigue.
Respira profundamente una vez.
Abre los ojos.



votar