domingo, 22 de marzo de 2020

"Vivir encerrado"


Quizás no tenga mucho que ver o quizás sí.
Estoy recordando estos días de encierro, la etapa más difícil de mi enfermedad cuando era niña.

Que a los 9 años te cambie la vida por completo, no es fácil. Pero, ¿Sabéis? Me recuerdo jugando y dentro de lo que cabe feliz, a pesar del dolor, de la falta de movilidad y del miedo.

Me quedé encerrada en mi propio cuerpo. Ya no podía correr, ni saltar, ni cerrar mis puños. Dejé de ser una 'niña' en muchos aspectos. Mis rutinas cambiaron, mis relaciones también. Mi estado de ánimo era cambiante. Y lo peor de todo no solo era el intenso dolor físico, sino el temor a lo nuevo, a aquello que me estaba pasando. La soledad acompañada por los míos, pero soledad al fin y al cabo. Me sentía la única a la que le estaba pasando aquello. Y poco a poco dejé de relacionarme, de hablar con mis iguales. Dejé de expresar mis emociones y empecé a creerme menos que los otros. Aunque como digo, seguía jugando y era feliz. Me fui adaptando al dolor, a las limitaciones, al cambio... Y todo esto no duró un mes. No. Sino desde ese momento toda mi vida. Ya nunca nada volvería a ser igual. Aún me emociono al recordar cómo era mi cuerpo antes de la enfermedad. Pero ella. La enfermedad y el dolor, fueron un gran maestro. Pasé mi propio duelo (que tampoco duró pocos meses sino mucho tiempo) y conseguí adaptarme de verdad a mi nueva situación. A aquellos cambios que ya serían permanentes.

Aprendí a ser resiliente (sin conocer la palabra).

A ser más positiva y optimista (a pesar de críticas a mi alrededor).

A valorar lo importante (el amor, el sentirse bien, la alegría de estar viva).

Ahora, que muchos estamos sin poder salir de casa, que vivimos momentos de cambio y diferentes a lo que estábamos acostumbrados, me ha dado por comparar una situación con otra.

Pero hay miles de cosas distintas. Y muchas positivas.

Ahora estamos todos encerrados.

No podemos salir, muchos ni correr o hacer actividades que hacíamos antes.

Nuestras relaciones han cambiado.

Nuestro estado de ánimo es fluctuante. Hay días y días, ¿Verdad?

El temor a algo que no conocemos, el dolor de la pérdida, el miedo al cambio...

Pero ahora estamos juntos. A pesar de todo.

Y juntos somos fuertes.

Podemos expresar nuestras emociones y sabemos que muchos nos comprenderán porque las situaciones son similares.
No estamos solos.

Y es raro decir esto en una época de encierro. Pero es así. Estamos más juntos que nunca.

Si necesitas apoyo, dilo.

Exprésate. Explica cómo estás a los tuyos.

Es una situación nueva. Una experiencia única, de la que podemos salir más fuertes que antes.

Yo creo en eso.

Lo he vivido.

Por eso, ríe, canta, baila. Disfruta de lo que te rodea.

Muchos estamos vivos y depende de nosotros que las cosas cambien para bien.

Sé positivo. Deja el miedo a un lado.

Y repite cada día:
Todo va a salir bien.

Porque así será.
Y así es.

Tú puedes.

Juntos podremos.

#yomequedoencasa #quedateencasa #cuarentena #coronavirus #covid-19 #aij #encierro #salud #psicologia #psicologiapositiva

miércoles, 9 de enero de 2019

Activa y positiva


Se acabaron las máscaras.

Ha empezado un nuevo año y con él, las esperanzas y las ganas de que todo vaya bien.

Pero no te quedes estancada.

Camina y sé activo.

Y Sí.

Puedes con todo.

Cree en ti.


Es el momento que tanto deseabas.

Es la oportunidad que tenías delante y no te dabas cuenta.

Cree en ti.

Así tus deseos, tus anhelos de inicio de año, se irán haciendo reales.

ACTIVA Y POSITIVA :)