jueves, 27 de agosto de 2009

¡Exprésate!


No te encierres.
La jaula de oro que hay a tu alrededor, no te conviene.
Si deseas dar un beso, un abrazo, decir un te quiero…
¡Hazlo!
¡Dilo!
No te guardes esos sentimientos que tienes dentro de ti.
Sácalos.
¡Exprésate!

No tengas miedo de las reacciones de los demás.
Ellos también tienen miedo a sentirse rechazados o a hacer el ridículo.

Comienza poco a poco, si ves que no eres capaz ahora de dar ese beso o ese abrazo o de decir ese te quiero: sé sincero contigo mismo; contigo misma.
Habla en voz alta cuando estés sólo.
No es de locos hacerlo.
Háblate de tus sentimientos. Dí que necesitas, que deseas, que quieres, a quién amas.
Todas las semanas, dedica unos minutos del día o de la noche, a escribir en un papel como te sientes.
Escribe:
Esta semana me siento…
Y termina el escrito con un deseo:
Esta semana deseo que… (Por ejemplo, dar más abrazos a las personas que me rodean).
Hazlo sin prisa, pero hazlo.

¡Exprésate!
votar Imprime esta entrada

14 comentarios:

Carlos dijo...

En presencia de gente de mala presencia,es muy difícil esto que estás diciendo,podemos ser nosotros mismos cuando estamos con quien queremos y tenemos confianza,o cuando estamos solos

Elsis dijo...

Carol querida, nunca me guardo nada, los abrazos y los te quiero abundan en mi vida.
Siento mucho amor por las personas y por todo lo que me rodea, y lo disfruto al máximo.

Besitos amorosos para vos, cielo!

Maeva dijo...

Uyy, es que es muy difícil eso, al menos para mi, que soy orgullosa y torrontuda.
Lo único que hago es hablar sola, jeje, y no por locura.

un bso.

Voy a seguir leyendo, a ver si se me pega tu optimismo!! que me hace falta!!

Nelson Diaz dijo...

Carol mi querida amiga, cuanta alegría reencontrarme con tus escritos, encontré esta referencia en Twitter, y lo he reenviado a mis seguidores. Un cariñoso abrazo, hermoso mensaje. Me quedo un rato a continuar leyéndote. Saludos desde Venezuela.

Belkis dijo...

Hola Carol, aunque sigo de vacaciones vengo un momentito por aquí a agradecerte el que me sigas en mi blog y a conocer el tuyo. Tenemos en común lo de que no gusta el pensamiento positivo y creativo y el que nos gusta escribir, así es que seguramente nos llevaremos bien. Con tu permiso, te sigo para deleitarme de tus aportes. A partir del 7 u 8 de septiembre seguiré de manera habitual por los blogs amigos. Recibe un cordial abrazo y estoy de acuerdo contigo en la importancia de expresar lo que sentimos. Hasta prontito

GIANNI dijo...

Un abrazo, excelente blog....seguiré visitandote...Gianni

Arwen dijo...

Hola Carol gracias por seguirme y me ha gustado mucho tu blog, sobre la entrada es verdad que hay mucha gente que por miedo no se abre o le cuesta muchisimo abrir su corazon a los demas y se pierde una de las cosas mas bonitas que tenemos que es el contacto humano...te sigo con tu permiso y nos seguiremos leyendo por aqui...besitos con mucho cariño

Soñadora dijo...

Es una buena labor la que recomiendas Carol, siempre encontramos personas con las que nos cuesta más trabajo expresarnos, es una buena práctica.
Besitos,

Natacha dijo...

Eso que dices es muy hermoso y lo practico... siempre que puedo.
Tiene sus riesgos... pero no me importa. Gano más que pierdo.
Un beso, linda
Natacha.

Angus dijo...

Me gusta. Es muy bonito.

Kreski dijo...

En verdad deseo sea así para tí ...para mí . Expresar confiando en lo que sientes dentro de tí misma ya que cuando te decides es cuando reañmente se dicen las cosas más bellas que hay en tu propio interior. Expresar con sentimiento el amor ...es decir se a sí mismo me amo tambien yo....
Gracias ...por recordármelo.
Un abrazo desde la luz a la luz.............
Kreski

TEO-LOGOS dijo...

ERASE UN VEZ
La moneda

En los montes Vindhya había un aldeano muy rico que perdió una moneda de cobre. Como era muy tacaño comenzó a buscarla desesperadamente entre los espesos matorrales, mientras pensaba: con esta moneda puedo hacer algún negocio y obtendré cuatro monedas y después ocho y después más y más. Buscó la moneda durante tres días, sin percatarse de que la gente se reía de él por tan estúpida ocurrencia. Al cuarto día, en lugar de la ansiada moneda, encontró una preciosa gema. La cogió y volvió a su casa donde vivió felizmente el resto de sus días.

¿Qué es lo que le hizo encontrar aquella piedra preciosa? Sin duda, su avaricia que le obligaba a rastrear el bosque día y noche. ¡El discípulo que escucha las enseñanzas de un maestro, también obtiene una cosa muy distinta de la que busca! El avaro Kirata no habría encontrado la piedra preciosa si no hubiera buscado tenazmente su miserable moneda de cobre durante tres días.

(Yoga Vâsishtha: un compendio. Madrid, Etnos, 1995. p.41

RR dijo...

Expresar sentimientos , es el verbo y la palbra que presiden mi vida ppalmente, sin mi expresividad emocional tanto a nivel oral , escrito o físico es diario, sin ello sería como un ciego, o un sordo o una persona demenciada que ya no tiene recuerdos....gracias,

hechizos de amor dijo...

Mi psicóloga me dice que hay que ponerle palabras a los sentimientos y a las emociones porque si no lo hacemos las otras personas no comprenden muchas cosas de nosotros y hasta nosotros mismos dejamos de entendernos.