miércoles, 15 de diciembre de 2010

Integrar la Meditación en el Día a Día




Meditar es sencillo, aunque parece complicado si nunca lo hemos hecho y tan solo tenemos una vaga idea de en qué consiste.

Muchos piensan que se trata de dejar la mente en blanco, mientras permanecemos quietos en un lugar sin ruidos y estorbos. Pero la meditación es mucho más, ya que podemos integrarla en nuestro día a día, y en cualquier momento y situación.

Meditar en un bar, andando por la calle o viendo la televisión en casa…

Podemos acercarnos a la meditación y disfrutar de ella, sin ponernos nerviosos o sentirnos culpables porque no cumplimos lo que deseábamos, de permanecer en quietud, durante una hora al día.

Os propongo que practiquéis estos ejercicios de meditación, y en estas tres situaciones diarias:

1. Caminando por la calle.

Cuando estés andando de camino al trabajo o la escuela, concéntrate en tus pies. Obsérvalos y sé consciente de cada paso que das. Simplemente eso. Un paso, luego otro, y mientras tanto, repítete alguna frase positiva que te motiva o sigue con tus pensamientos diarios, lo que quieras, pero no dejes de prestar atención a tus pasos.

2. En un lugar lleno de gente, como por ejemplo un bar.

Cuando salgas con amigos o la familia, y te encuentres en un lugar lleno de ruido, recuerda estas palabras: “yo integro la meditación en mí día a día”. Luego concéntrate en tu respiración y en el murmullo de la gente. Se consciente del aquí y ahora, y disfruta de cada momento.

3. En silencio, en nuestra habitación.

Es la meditación que tenemos que buscar, ya que requiere que dediquemos algunos minutos del día a estar solos o en silencio. Cuando sepas que nadie te va a interrumpir, siéntate o túmbate en una posición cómoda y haz ejercicios de respiración. Visualiza o mira una llama de una vela, y concéntrate en ella, observando cómo cambia de tamaño y se mueve con el aire. Si lo deseas, puedes poner algún incienso o alguna música relajante, en tu dormitorio. No fuerces a tu mente a que permanezca en silencio. Deja pasar los pensamientos sin esfuerzo, sin concentrarte en ellos. Tan solo repite alguna frase que te guste (o alguna oración o mantra). Disfruta la experiencia sin nervios. Tan solo quédate en esa situación un rato, hasta que decidas que ya es suficiente. Sin reglas. votar Imprime esta entrada

6 comentarios:

luzysolyluna dijo...

Hola Carol: muy buenos consejos, esto tienes razón, pararse un poco.
Anda todo el mundo tan estresado, que no es capaz de disfrutar el momento.
Has puesto uns ejemplos faciles de hacer. Intentare hacerte caso.

Un abrazo. ------

Empresas Bilbao dijo...

Hmmm y alguna idea para los que pensamos demasiado?? siempre creo que le doy demasiadas vueltas a la cabeza y no me hace bien la verdad.
Se que no me hace bien pero lo sigo haciendo... :S

Casas Rurales Arrastia Estella dijo...

Ola Carol, tal como lo presentas parece facil, yo lo voy a intentar , pero me falta paciencia, gracias por tus consejos

Carol dijo...

luzy: Gracias por tus palabras! Como tú dices, hay que pararse a disfrutar del momento, mirando a todos lados ;)
Un beso!

Empresas Bilbao: Ya! Es complicado dejar de pensar de continuo! Yo creo que en algún momento, todos le damos muchas vueltas a la cabeza... Puedes intentar sustituir esos pensamientos repetitivos que no te hacen bien, por afirmaciones positivas. Luego hay una técnica buena que es la parada de pensamiento! (http://creerenpositivo.blogspot.com/2010/01/parada-de-pensamiento.html). Un abrazo! :)

Casas Rurales Arrastia Estella: De nada! Gracias a ti :) Con práctica todo es más fácil. Algo de constancia, y lo conseguirás! Un saludo!

Soñadora dijo...

Carol, me gusta como lo planteas. Yo también antes pensaba en cuanta concentración se necesitaría para poder meditar y consideraba que esta fuera de mi alcance. Luego, leyendo por aquí y por allá fui descubriendo que es mas simple que eso, como tú lo planteas, y definitivamente nos aporta mucha tranquilidad.
Besos!

Carol dijo...

Soñadora: Pues sí. A mi me pasaba lo mismo. Creía que era algo que estaba fuera de la rutina diaria, y que había que hacer esfuerzos para conseguirlo. Leer, también es otra buena forma de integrar la meditación con facilidad. Un beso :)