miércoles, 15 de agosto de 2012

Sincronicidad

La magia existe… Eres tú misma, atrayendo todo lo que te conviene y desechando lo negativo.
Tú eres la magia que hace, que en muchas ocasiones, las cosas parezcan ocurrir por casualidad.
La casualidad no existe. Existe la causalidad. Piensas en que deseas encontrar una moneda en el suelo, por ejemplo, y la encuentras…
Causa y efecto.
Antes no me daba cuenta de modo consciente de esas circunstancias que parecían sincronizarse con mis pensamientos.
A pesar de tener esa capacidad, no la utilizaba para mi conveniencia, sino que dejaba que mi mente creara una realidad que yo no deseaba.
Aquello pasaba, porque no hacía más que repetirme una y otra vez, las cosas que no quería que me pasaran… como si de un imán se tratara, aquello que pensaba, se hacía realidad…
Si tenía miedo a una situación, terminaba ocurriendo. Si creía que no sería capaz de hacer algo, terminaba por no hacerlo, aunque todas las señales apuntaran en la dirección adecuada.
El miedo paraliza. Nos guarda dentro de una cueva y nos alimenta con sus ideas irracionales… Nos hace apegarnos a nuestras obsesiones y no nos deja avanzar.
La sincronicidad ocurre, cuando nos dejamos fluir. Cuando desterramos esas ideas y esos deseos que realmente no queremos… cuando dejamos de pensar que no seremos capaces, que la vida no es maravillosa, que no merecemos ser felices…
Cada día nos atamos una piedra a la cintura, y cada día nuestros pasos son más y más lentos.
Imagínate con una gran cantidad de rocas atadas con cuerdas, alrededor de tu cuerpo.
Cada una de esas piedras son tus miedos y tus deseos negativos. Aquellos, que cuando no quieres que pase algo, piensas: “No voy a encontrar lo que busco”, “Que no me toque a mí”...
 Visualiza como una a una, desatas las rocas que te paralizan y como tu paso se hace cada vez más ligero.
Vas dejando atrás esos miedos que te atan.
Te sientes liberado.
Ya estás preparada para observar las coincidencias que no son tales… para disfrutar de los momentos que antes te perdías.
Hoy camina pendiente de tu alrededor. Y fíjate en las sincronicidades.
Te llevarás gratas sorpresas…
Disfruta del día.


votar Imprime esta entrada

9 comentarios:

YOLANDA GARCIA dijo...

Hola, buenos días!!!

Totalmente de acuerdo. La mente es una herramienta super poderosa y es un imán. Estamos sincronizados total y absolutamente.

Un abrazo y sigue así.

http://dondelasemocionesnosllevan.blogspot.com.es/

SOLO DE INTERES dijo...

Mi querida Carol, creo en lo que dices que jalamos, lo que estamos como predispuestos, pero,...pero, quisiera pensar que a voluntad positiva puedes romper esquemas geneticos, eso seria genial! se que no es a lo que te refieres, y que si ayuda ser más positivo, miles de abrazos y besos

Carol dijo...

Hola Yolanda :) ¡Gracias por tus palabras! Me gusta tu blog ;) Besos

Carol dijo...

Hola SOLO DE INTERES :D Está claro que todos nos vemos influenciados por los esquemas genéticos que tenemos, pero no son lo único que marca nuestra vida. Somos mucho más que un cuerpo físico :D La mezcla de nuestra genética, con la voluntad y la motivación hacía una meta o hacía un camino, nos define en las proporciones que nosotros queramos. Querer es poder ;) Gracias por tus palabras :) Muchos besos

Soñadora dijo...

Carol, lo explicas de una manera tan clara que uno descubre algo que intuitivamente sabía, gracias!

Carol dijo...

De nada Soñadora :) Muchas gracias a ti :D Besos

Adri dijo...

Sipmlemente genial, añadiria CREER para CREAR!!
Genial Blog!!!

Carol dijo...

Hola Adri :D Muchas gracias ;) Buen apunte :) CREER para CREAR
Un abrazo

Anónimo dijo...

hola, quiero contar lo que me ocurrió hace unos días. Fui al supermercado a comprar una cosa, en los supermercado suelen cambiar el sitio de los artículos cada cierto tiempo, en este caso fue por reformas, anduve por los pasillos buscándolo ya que no se encontraba donde habitualmente suele estar, no había casi nadie en el súper, llegue a un pasillo y a lo lejos vi que un tableta de chocolate se caía continué por el pasillo buscando, cuando llegue donde estaba la tableta de chocolate la recogí y la puse en su sitio, cuando me fije allí estaba el articulo que buscaba, no se que deciros, me pareció magia.