miércoles, 25 de junio de 2014

Menos es más

Simplifica tu vida.
Como si fueras un niño al que solo le importa jugar con sus amigos, decide hoy dejar aquellos lastres que arrastras y que no te dejan ser todo lo feliz que deseas.
No te centres solo en los bienes materiales que te rodean. También puedes simplificar tus pensamientos y formas de actuar.
Seguramente recuerdas algún momento de tu infancia, en el que el tiempo no existía. Cuando las horas pasaban veloces cuando te divertías o muy lentas cuando no estabas a gusto. Aquellos instantes de tu vida en que solo te importaba lo que pasaría a las horas siguientes, pero deseoso de que llegaran las vacaciones para poder seguir jugando y acostarte tarde.
Entonces todo parecía simple. Lo era. Aún sigue siéndolo. Pero nos hemos empeñado en cargar con miles de preocupaciones, miedos y deseos insatisfechos que nos atan al pasado o que nos proyectan como una luz, al futuro inexistente.
La máxima de “menos es más”, se aplica en todas las áreas de la vida.
Si tienes que elegir, quédate con lo sencillo y aunque esa elección no tiene por qué significar que es lo más fácil, es posible que el día a día se vea reducido a experiencias cada vez más gratificantes.
Por ejemplo, cuando alguien quiera entrar en una disputa contigo, no entres en el juego. Respira profundamente una vez y acepta que aquella persona necesita luchar para vivir. Tú no. Ya no.
Al igual que un paisaje silencioso, tu mente y tu cuerpo, se unen para que esa calma deseada esté presente a cada instante.
Si fueras un pájaro, no pensarías. Si ahora mismo, te convirtieras en un árbol, no tendrías necesidad de moverte ni de qué preocuparte.
Esa es la idea. Simplifica tus pensamientos y acciones. Sé como un gato o como una flor. O más sencillo aún, sé como tú eras no hace tanto tiempo, cuando tu mundo se reducía sobre todo a jugar y a alimentarte. Sé un niño de pocos meses.
Hay tantas cosas que no necesitamos, y que sin embargo nos aferramos a ellas como si realmente nos fuera la vida en ello. Miles de artilugios que tal vez tengas por casa, arrinconados en un trastero, ocupando espacio en tu vida y en tu mente.
Desecha lo que no te conviene. Renuévate. No hace falta que tires nada a la basura. Recíclalo. Invéntate otros instrumentos o dedica tu tiempo a transformarlos en otras cosas. Utiliza tu creatividad para simplificar tu vida.
Recuerda: Menos es más

votar Imprime esta entrada

No hay comentarios: