miércoles, 23 de julio de 2014

Todo está por descubrir

Cierra los ojos y respira profundamente tres veces.
Imagina que estás delante de un gran espejo, en una habitación muy pequeña.
La habitación es silenciosa. Apenas se escucha el canto sordo de un pájaro solitario. Tu corazón sabe que algo especial está a punto de ocurrir en esa sala mágica.
Sin dudarlo cierras los ojos en tu imaginación y te animas a descubrir lo que el ambiente te ofrece.
Estás muy relajado y muy feliz.
Intenta visualizar con todo detalle el espejo. Su forma, su color, sus defectos…
Siéntate en la única silla que hay en el cuarto. Justo enfrente del centro del espejo.
Respira profundamente una vez.
Cuando tu mente haya observado detenidamente la escena, céntrate en el reflejo del espejo.
Estás tú, sentada en una silla cómoda, mirando sin pestañear hacia delante.
Sin embargo, descubres con sorpresa que a tu lado, hay una bolsa de viaje entreabierta.
Compruebas que en la realidad no existe tal bolsa, pero cuando ves el reflejo del espejo, allí está. Cerca de ti, esperando para que busques dentro de ella.
Con un gesto rápido, bajas tu brazo hacía la apertura de la bolsa, y aunque no hay nada a tu lado, sientes de forma asombrosa, como tu mano coge algo que hay dentro.
Lo sacas con cuidado y observas en el espejo, el objeto que ahora sostienes en tu mano.
Puede ser cualquier cosa… Una flor, un libro, una pelota…
Lo primero que haya aparecido en tu mente, ese será el objeto que estás agarrando en la realidad del espejo.
Quédate allí un rato, observando el espejo y el objeto que tienes en la mano.
Tu cabeza poco a poco, le va dando un significado a ese objeto y palabras con mucho sentido para ti, comienzan a brotar de tu mente sin mucho esfuerzo.
Sigues muy relajada y con muchas ganas de seguir observando.
Descubres entonces, que una persona querida por ti, está al lado de la silla.
Aunque sabes que no hay nadie en la habitación del espejo, decides creer en ese otro lado, que te está enseñando tanto.
La mano de tu ser querido, toca tu hombro y notas su presencia como si realmente estuviera allí.
Sin dejar de mirar hacia el espejo, le tocas y aprietas su mano fuertemente.
Sabes que parte de esos consejos y ayuda que has solicitado, están muy cerca de ti. Esperando para ser descubiertos.
Le das las gracias al espejo, a la habitación y a tu ser querido.
Respiras profundamente una vez, sabiendo que hoy eres un poco más sabio.
Abre los ojos y no dejes de observar la vida.
A cada paso que das, algo o alguien te están prestando la ayuda que necesitas.
Deja de tener miedo.
Eres una persona maravillosa.
Todo está por descubrir.

votar Imprime esta entrada

No hay comentarios: