jueves, 21 de enero de 2010

Nada Permanece


Todos morimos.
Todo cambia y todo muere.
Ni tú, ni tus amigos, ni tu familia, ni tu trabajo, ni las cosas materiales que te rodean.
Todo algún día, desaparecerá.
Este momento también.
Puedes volver a leer esto, pero justo este momento en que lo estás leyendo, ya no volverá.
Ya ha pasado.
Cierra los ojos.
Respira profundamente tres veces.
Relaja todo tu cuerpo.
"Imagínate a ti mismo o a ti misma, haciendo algo que has de hacer hoy. En unas horas.
Observa como haces la tarea, quien está a tu lado, como te sientes".
Luego, abre los ojos y vuelve al ahora.
Recuerda lo que aún no has vivido (aunque en tu cabeza ya ha pasado).
Piensa que esa escena, al igual que esta, en poco tiempo, desaparecerá.
Intenta ampliar en el tiempo, esa escena que has imaginado.

Ahora, "imagínate conduciendo un coche que va muy rápido.
A los lados de la carretera, te ves pasar a ti mismo o a ti misma.
Cada kilómetro de la carretera es un año de tu vida.
Te ves cambiar de ropa, te ves envejecer, ves a las personas que te rodean como también van cambiando.
Llegas a un momento en el que ya no tienes más carretera por delante. La última imagen que ves, eres tú tumbado en una cama.
Mírate a los ojos. Observa en ellos, si tu vida ha sido como tú querías que fuera.
Sin soltar el volante del coche, cierra los ojos con fuerza, y respira profundamente.
¿Qué has aprendido de esa vida que has recorrido?
¿Hay algo que no hayas hecho? ¿Algo que te gustaría cambiar?
¿Has visto desaparecer de tu camino a personas que amas, a seres que ahora mismo están contigo?
¿Has sentido el vacío de la perdida y la despedida?
¿Has deseado hacer más cosas con esas personas, decirles más a menudo lo que sientes?
Bien.
Para el motor del coche y bájate.
De pie, mira atrás hacia la carretera que has atravesado tan rápidamente.
Mira a la persona que está al principio de la carretera, comenzando a conducir el coche.
Eres tú.
Aquí y ahora.
Todo eso aún no ha pasado.
Pero ocurrirá. Se consciente de ello.
El coche puede ir más lento si así lo deseas.
No tiene por qué ir tan veloz.
Tú eres el que lleva el volante y los mandos.
Tú puedes hacer que todo lo que deseas que ocurra, realmente pase.
La vida es un suspiro.
Pero cada uno de nosotros, podemos hacer que ese suspiro sea lento, tranquilo y consciente o todo lo contrario".
Respira.
Abre los ojos.
Este momento ya pasó.
:-)
votar Imprime esta entrada

8 comentarios:

jumoju dijo...

Di que si!!! me encanta!! cada vez los relatos mejores.

Fael·lo dijo...

El presente, el ahora es lo único real que tenemos, el resto son recuerdos e invenciones que no "Son".

Si todos fueramos conscientes y comprendiéramos esto tan sencillo, la mayoría de nuestros problemas desaparecerían y seríamos mucho más felices.

Un abrazo

mardelibertad dijo...

Especial entrada, siempre el hoy.
Abrazo

obiwan1977 dijo...

Bufff, qué agobio. Lo que me ha transmitido principalmente es que pierdo demasiado el tiempo y que no voy a poder recuperarlo.

Gracias por el consejo y un saludo desde Brevemente.

Limpieza y mantenimiento de parques infantiles dijo...

Me gusto mucho lo que escribiste... nada dura para siempre, todo es efimero. Por desgracia o por fortuna, segun se mire.
Saludos.

Cassiopeia dijo...

"La vida es un suspiro"; es lo que le he dicho a mis hijos desde que tienen uso de razón.
Pero tu narrativo es la metáfora que les enseñaré en tu nombre. Es insuperable. Gracias.

Sofía dijo...

Qué vértigo!!!! Esta semana ha pasado así de rápido y casi que ni me he dado cuenta de vivir... Así que voy a parar e ir despacito.

Besos.

Cele dijo...

El tiempo pasa y no vuelve, nada dura eternamente, y este paseo que disfrutamos no sabemos cuanto va a durar.
Hay que aprovechar el tiempo y disfrutar de lo que nos rodea.

Yo me quedare por aqui a disfrutar de tu pagina.
Un abrazo