miércoles, 18 de agosto de 2010

La Vida Con Buen Humor

Ayer iba andando por la calle, y adelanté a un niño muy pequeño (de unos dos años). A los pocos metros, delante de él, una chica y un chico joven, empujando de un carro de bebé, con otro niño más pequeño dentro, hablaban amigablemente.

El niño de dos años, iba de aquí para allá, sin seguir un camino recto. Me costó algo de esfuerzo adelantarlo, pero lo hice. Mientras pasaba, el padre con la voz alta y visiblemente enfadado gritó: - Así no podemos salir a pasear ¿Has visto como no puedes ir solo? ¡Ven aquí y dame de la mano!

El niño, que hasta ese momento iba contento por su camino, se quedó quieto y su cara le cambió. Ya no parecía feliz. Con cara de interrogación miraba a su padre… y yo también…


Tenemos que darnos un respiro.

No me refiero a un respiro de vacaciones, sino a un respiro a nosotros mismos.

Muchos no descansan nunca de sí mismos.

Viven encorsetados, sin alegría y casi siempre están de mal humor. Y si no lo están, hacen o crean lo que sea, para estar así…

Esas personas (que puede que seamos la mayoría), piensan que haciendo tal o cuál actividad (como irse de viaje, salir y beber todos los días, o tener un hijo), conseguirán “escapar” de sí mismos y por fin, descansar y ser más felices. Pero en realidad, lo que hacen, es encontrarse cara a cara con ellos mismos, con esas personas que han ido creando día a día. Y seguir con la rutina de siempre… Anclado a los hábitos de enfado y mal humor.



¡Tomate la vida con buen humor y Ríete!


Hazte un favor y… Descansa de ti mismo.

:-) votar Imprime esta entrada

4 comentarios:

Juan Luis G. dijo...

Qué interesante reflexión. Hay quienes tienen rectos protocolos, hasta para dar un informal paseo.

Saludos.

Soñadora dijo...

Buen mensaje Carol!
Besitos,

Jabo dijo...

La vida es un chiste y ya que participamos en el mismo, hagamoslo con el mayor humor posible.
Abrazo. Jabo

queser dijo...

Me ha gustado mucho tu post,y estoy del todo de acuerdo que en la vida nos la tomamos demasiado en serio para acabar muriéndonos igualmente, que el que no se la toma tan en serio.
Pues al fin y al cabo solo tenemos esta vida para vivirla,y buscar escusas para no buscar la mejor manera de sentir y de vivir ,porque reír y sonreír,es una manera de conectar nuestra parte más positiva,ser capaces de reírnos de nosotros mismos es la mejor manera de ser capaces de dar importancia a lo que la tiene y porque le damos demasiada importancia a tonterías que nos hacen vivir amargados más de la cuenta,pues solo hay una cosa que importa que es vivir y disfrutar y hacer disfrutar a quienes nos aprecían.