miércoles, 29 de diciembre de 2010

Redes


Tejiendo una amplia trama de redes, llenas de vivencias y aprendizaje

Casi siempre he aprendido mirando a otros. No solo en las tareas diarias, como hacer una tortilla de patatas, sino también en otros aspectos más “invisibles” de la vida.

Cuándo en la carrera de Psicología conocí el término: “aprendizaje vicario”, me di cuenta, de que eso es algo que conocía muy bien.

Observar a los que me rodean y aprender de sus experiencias, me ha servido para tener mi propia experiencia.

Porque, en eso consiste el aprendizaje vicario. En observar las conductas de otros, y aprender de ellas, sin necesidad de realizar tú mismo esa conducta.

En ocasiones nos da por correr y hacerlo todo deprisa. Sin tiempo de mirar hacia delante, ni tampoco hacia atrás. Vivimos sin más. Sin observar lo que hay a nuestro alrededor y sin percatarnos de lo que los demás hacen.

Todos formamos una red enorme. Somos parte de un inmenso árbol, lleno de ramas y enredaderas. En ciertos momentos de la vida, unos van por delante, abriendo el camino, y otros van detrás, observando a los que tienen delante y apoyándose en ellos, para no caer.

Esto no es siempre así, ya que hay ramas que crecen más rápidas que otras, y se adelantan (ya han aprendido), para ponerse por delante y empujar a los que van detrás.

Vivimos inmersos en estas redes: redes sociales, redes familiares, redes de amigos, multitud de nombres y de redes, a lo largo de toda nuestra vida.

Todos somos capaces de aprender de los demás, con tan solo observarlos. Tanto de las aportaciones negativas como de las positivas. Para crecer, es bueno observar, tanto un aspecto como otro, y luego decidir por nosotros mismos, que es lo más adecuado para nuestro desarrollo.

Somos seres sociales y dependemos unos de los otros. Aprendemos los unos de los otros. Nos apoyamos entre nosotros, tejiendo una amplia trama de redes, llenas de vivencias y aprendizaje.

¿Quieres aprender hoy algo nuevo?

Observa tú alrededor.

¡Seguro que lo haces! votar Imprime esta entrada

7 comentarios:

Adelaida Ortega Ruiz dijo...

Pues tienes razón.
Aprendemos observando, de eso no hay duda, pero yo también creo que en muchas ocasiones, para entender el porqué de la conducta ajena, tenemos que mirar dentro de nosostros mismos, pues tal vez encontremos la misma semilla, aunque en nosotros no haya germinado.

Saludos.

luzysolyluna dijo...

Hola : Muy bueno el post, y estoy de acuerdo contigo. Hay gente que piensa que los demas no le pueden enseñar nada que el ella sepa ya, asi van por el mundo, son ignorantes, que ni viven, ni dejan vivir.
Cada momento cada dia se aprende algo nuevo, de uno mismo y de los demas. Solo hay que tener la mente abierta y pensaar y sentiR de corazón que eso es así.

Mil bicos, y Un feliz año para ti y los tuyos, lleno de todo lo mejor.
EL AÑO NUEVO SERA MUY BUENO PARA TODOS A NIVEL MUNDIAL Y PERSONAL, SOLO HAY QUE CONFIAR EN ELLO.

Carmen Rosa dijo...

Hola CAROL, es cierto, la observación es una habilidad tan importante y sin embargo tan echada de menos, que muchas veces nos limita muchos aprendizajes por no saber observar, incluso el mundo interior.
En esta oportunidad también te quiero dejar un saludo cariñoso, que este año traiga para ti un mundo de felicidad y puedas lograr todos tus deseos. Un abrazo y Feliz Año Nuevo!!!

Casas Rurales Arrastia Estella dijo...

Pues si Carol ,tenemos que hacer un alto en el camino y observar a nuestro alrededor ,sobre todo con humildad e intentando captar lo mejor de los demas ,porque la mayoria de las veces vamos de prepotentes como si ya hubiesemos nacido aprendidos,esta muy bien esta reflexion.Un saludo para ti y los tuyos y que tengas Feliz Año Nuevo.

Carol dijo...

Adelaida Ortega Ruiz: Es cierto! No hay que perder de vista nuestro interior. Como todo, es una mezcla de ambas cosas :) Un abrazo

luzy: Gracias! La mente y el corazón abiertos a nuevas experiencias! Muchos besos y feliz entrada de año ;)

Carmen Rosa: Muchas gracias por tu comentario! Y gracias por tus buenos deseos! Te deseo un feliz año nuevo, lleno de felicidad ;) Un beso

Casas Rurales Arrastia Estella: De todo y de todos se aprende. De lo positivo y de lo negativo también. Un fuerte abrazo y feliz año 2011!

luzysolyluna dijo...

FELIZ AÑO NUEVO 2011 . MIL BICOS Y UN ABRAZO. QUE TU BLOG SIGA ESTE AÑO ACONMPAÑANDONOS, Y OFRECINEDONOS TAN SABIAS PALABRAS.

Carnitina dijo...

Nuestra realidad cambia cada día. No podemos parar, tenemos que aprender a mirar y a procesar lo que nos sucede cada vez más deprisa. Y siempre positivamente.

Feliz año!