miércoles, 6 de julio de 2011

Déjate llevar

Todo es un ciclo.

Sin la vida, no existiría la muerte. Y sin la muerte, no existiría la vida.

Nosotros formamos parte de ese ciclo mágico.


La vida y la muerte son sencillas.

Somos nosotros, los que las hacemos complicadas.


Si quieres que todo sea más fácil, déjate llevar.

Esto vale tanto para la vida, como para la muerte.

En el proceso de la muerte o del duelo, hay cinco etapas por las que solemos pasar todos, señaladas por la médico psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross (Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación), que se pueden adaptar a la vida y a los acontecimientos difíciles por los que transitamos, como por ejemplo la aparición de una enfermedad o algo tan cotidiano como hacer cola en una tienda:

1. Negación. En esta etapa negamos lo que nos está pasando a nosotros o a algún ser querido.

En los ejemplos:

Al conocer el diagnóstico del médico: “No es posible que mi hija esté enferma”.

Nada más llegar al banco y ver la cola: “Tengo mucha prisa, no puedo creer que haya tanta cola”.

2. Ira. Nos enfadamos con todo y con todos. Dejamos de negar lo que está pasando, para sentirnos irritados y alterados.

“¿Por qué nos tiene que pasar todo lo malo a nosotros? La vida es injusta. Mi hija es tan pequeña…”.


“Serán incompetentes los del banco. Vaya forma de trabajar”.

3. Negociación. En esta etapa, intentamos que no ocurra lo inevitable, negociando con los médicos o con nosotros mismos, para alargar la situación que no queremos que se produzca. Aquí comenzamos a aceptar lo que va a ocurrir, pero no deseamos que sea pronto.

“¿Puede hacer que mi hija no esté enferma, doctor? Haré lo que usted me diga. Cualquier cosa”.


“Tengo mucha prisa, no puedo esperar tanto rato en la cola, ¿podría dejarme pasar delante de usted?”.

4. Depresión. En la cuarta etapa, la pena nos invade. No deseamos ver a nadie, y dejamos de hablar y de comunicar nuestros sentimientos a los más cercanos.

“No quiero saber nada de médicos, hospitales o enfermedades. Dejadme solo”.


“Vaya. Y ahora no llegaré a tiempo a mi cita. Que decepción”.

5. Aceptación. Por último, aceptamos nuestra situación y comprendemos que lo que nos está pasando va a ocurrir. En este punto, nos dejamos llevar por los acontecimientos, sin luchas y sin miedos.

“Mi hija aprenderá a vivir con esa enfermedad. Podemos ayudarla”.


“En fin. Parece que voy a perder una hora haciendo cola… Voy a llamar por teléfono mientras tanto”.

Todas estas etapas, pueden pasar despacio o rápido. Está en función de cómo nosotros afrontemos los acontecimientos. A veces, hay situaciones en el día a día, que serían más sencillas sin las aceptáramos y dejáramos de luchar desde el principio (como en el ejemplo de la cola del banco: Al final aceptamos que tendremos que hacer cola y olvidamos el enfado o la decepción).

Intenta llegar a la última etapa, lo antes posible en tus tareas cotidianas y todo será más sencillo.

No te impacientes.

Déjate llevar. votar Imprime esta entrada

5 comentarios:

RICCI dijo...

yo llevo 3 años de duelo...apenas sali en unos meses atras conoci otro amor que me duro 4 meses y recaigo en el duelo pero lo magico que se salio el otro amor, aun lo recuerdo pero ya no lo amo ya lo acepte... tardare 3 años ahora en olvidar a este nuevo?? que horror se ira mi juventud en luto porque no puedo salir rapido de los duelos si la mayoria si puede, si tengo formacion e conocimiento sobre todo esto e inteligencia y creatividad no entiendo porque no puedo porque gracias por tu post

RECOMENZAR dijo...

me encanta tu blog Es positivamente realista

Anónimo dijo...

Hello A very nice niche blog, and a good design there sparks Simplicity yet complex algorithm of the internet. Thank You.

Carol dijo...

Hola RICCI! De nada :) Gracias por tu comentario. A veces le damos demasiadas vueltas a la cabeza. Déjate llevar. No hay unas fechas establecidas para "olvidar a un amor". Que hayas tardado 3 años en una ocasión no significa que te vuelva a ocurrir. Ten paciencia e intenta vivir en el ahora. Todo irá surgiendo ;) Un beso

Muchas gracias RECOMENZAR! Me alegra que te guste. Ese término que has utilizado: "positivamente realista" me encanta :)Un abrazo!

Hello Anónimo! Thank you :)Best regards!

posicionar web dijo...

Antes que nada te felicito porque tu Blog es muy optimisma y bueno.
Respecto al articulo creo que cada persona tiene sus tiempos y sus duelos como bien dices, solo hay que darse lugar a seguir.. es la mejor manera!!