miércoles, 7 de diciembre de 2011

Levanta


¿No estás cansada de hacer siempre lo mismo? Cada fin de año, volvemos a repetir los deseos para el año nuevo y casi siempre son los mismos que no hemos cumplido:

Los típicos son adelgazar, o dejar de fumar o aprender un idioma o viajar más…

Son ideas en nuestra cabeza que al final no se convierten en acciones. Y… ¿Por qué no lo hacen?

Algo falla y en más de una ocasión, le echamos la culpa al exterior: 
He tenido mucho trabajo y no he podido hacer dieta”, 
El estrés me está matando, si encima dejo de fumar… me muero”, 
No tengo tiempo de estudiar. Tengo muchas cosas que hacer”, 
Ya iremos de viaje el año que viene, prefiero quedarme en casa y dormir más”…

En realidad, todas las afirmaciones anteriores, no son más que excusas para no realizar nuestros deseos. Por lo que la idea que teníamos, se queda sin la actuación correspondiente y seguimos convenciéndonos de que algo o alguien nos paralizan y no nos deja hacer realidad nuestros sueños.

Lo negativo de que creamos que nuestros deseos dependen de otros o de las circunstancias, es que nos desanimamos y nos entristecemos fácilmente. Si comenzamos a ir al gimnasio o a hacer dieta no lo hacemos motivados. Si decidimos dejar de fumar, al segundo día ya estamos enfadados con todo el mundo. Si retomamos los estudios, no nos creeremos los suficientemente listos para avanzar. Si preparamos un viaje y surgen inconvenientes, nos hace pensar que no mereció la pena…

Los deseos dependen de ti. Si tienes una idea, tienes que moverte para que se haga realidad. Si no, seguiremos años tras año, deseando cosas que nunca alcanzaremos.

Para comenzar cualquier deseo, las metas han de ser cortas.

Por ejemplo, para el deseo de dejar de fumar, no lo hagas de golpe. Hazlo de modo paulatino y sin obsesionarte. Una vez que has tomado la decisión, el camino ya está hecho. Sólo te queda recorrerlo y llegar poco a poco al final de él.

Mientras que los deseos se cumplen, podemos conseguir ser más felices con tan solo 5 acciones:

1.- Haz actividades que te gustan. No te quedes quieta. Muévete y pinta, escribe, canta, baila, lee, cocina…

2.- Relaciónate más. Habla de tus sueños a tus conocidos y amigos, sal más con ellos, disfruta de esos momentos. 

3.- Como dice el refrán: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. No te rezagues ni te acomodes. Casi siempre es más difícil ponerse a hacer algo, que hacerlo. 

4.- Ríete cada día un rato. Aunque estés solo y parezcas algo “loco”.

5.- Sigue siendo tu propio maestro. Tú mejor que nadie sabe lo que necesitas. Hazte caso. Haz caso a tu voz interior.




votar Imprime esta entrada

6 comentarios:

Gemma dijo...

Cuánta verdad! me ha encantado leerlo, sobre todo las últimas 5 acciones, gracias! feliz fin de semana, un abrazo!

Elsa dijo...

Tienes mucha razón en lo que dices.
Un abrazo,y Feliz Navidad para ti!
Elsa

Carol dijo...

Hola Gemma :) De nada! Muchas gracias a ti por comentar :D Un beso

Carol dijo...

Felices fiestas también para ti Elsa :D Gracias por tu comentario! Muchos besos :)

METAMORFOSIS dijo...

Yo hago caso siempre a tus consejos, pero hay veces que parece qu el destino se confabula para que todo esté en contra de nuestros deseos. ¿será entonces que deseamos cosas que no nos convienen?
Muchos besos y felices días.

Carol dijo...

Hola METAMORFOSIS :) A veces y sin querer, pensamos cosas que en realidad no queremos que nos pasen... y nos pasan... ("Que no haya cola en la tienda" por ejemplo. Tendriamos que pensar sin el no: "Voy a tardar muy poco en la tienda"). Muchos besos guapa! Y felices fiestas :)