miércoles, 21 de mayo de 2014

Sin censuras


¿Cuántas veces te has tragado palabras que deseabas decir?

¿Cuántos sentimientos atrapados para no hacer daño a alguien que quieres?

A veces, y aunque poseamos habilidades para expresar adecuadamente nuestros pensamientos y emociones, las circunstancias hacen que no hagamos o digamos lo que realmente deseamos.

Hoy te propongo que destierres las tijeras de tu autocensura y las sumerjas en el olvido… Por lo menos por unos minutos.

Siéntate tranquilamente delante de un ordenador o de papel y bolígrafo. Respira profundamente una vez y comienza a escribir todo aquello que tienes dentro, que no has digerido y que te hace, en ocasiones, estar de mal humor.

Escribe sin censuras. Como si hablaras en voz alta contigo mismo. Expresa lo que en esos momentos te apetezca, sin sentirte culpable de hacerlo.

Cuando acabes de escribir, lee lo que has hecho.

Imagina que no eres tú la persona que ha escrito aquellas letras y analiza de modo objetivo su significado.

Averigua que es lo que te está parando o lo que te está haciendo más infeliz.

Puede que descubras cosas de ti misma, que no sabías. Quizás te sorprendas de aquello que nunca has verbalizado, pero que al leerlas, activan algo en tu interior.

Cuando hayas terminado de leerlo y de expresar tus emociones, rompe la hoja o borra el archivo que has creado.

Solo eso.

Si después de este ejercicio, te sientes con ganas, ve y dale un abrazo o un beso a esa persona con la que deseabas hablar y no lo hiciste. Lo que te enfadaba o te hacia sentir triste está roto en mil pedazos o en tu papelera de reciclaje.

Sonríe y disfruta del ahora.

Camina sin censuras, pero respetando los derechos de los demás.

Mereces que este momento sea único. Sabes que lo es.

Todo tiene una solución.

Las malas circunstancias o las malas experiencias pasan.

Deja de sentirte culpable o incomodo por no haberte enfrentado a aquella situación de modo asertivo y correcto.

No hay experiencias incorrectas. Tú vas marcando tus pasos a cada instante.

Respira sin miedos.

Vive sin censuras.



votar Imprime esta entrada

2 comentarios:

mauricio dijo...

Claro que muchas veces me e aguantado de expresar algo que me incomoda y no e querido por que la situación no lo a merita y no se puede.

Carolina Sánchez Molero dijo...

Hola mauricio :) A veces tenemos que encontrar el momento adecuado para saber decir las cosas o saber callarnos en ese instante ;) Gracias por tu comentario. Un saludo :D