martes, 30 de agosto de 2011

Experiencia


No creas nada de lo que no experimentes.

Un científico en el laboratorio, realiza investigaciones para llegar a una conclusión, siempre avalada por la experiencia. Su pensamiento es crítico y vacío de sus propias ideas. En realidad no las necesita. Los resultados de los experimentos, dirán lo que quiere saber. Tal vez refuten sus ideas o las expectativas que tenía, o tal vez no.

Tú, al igual que ese científico, puedes ser un investigador de los acontecimientos de tu vida y de los pensamientos que te mueven.

Quizás no te hayas parado a pensar, si realmente lo que crees o piensas está avalado por tu experiencia. 

Es posible que muchos de tus pensamientos estén instalados en tu mente, como un hábito (“Es lo que hay que pensar”, “Siempre he hecho esto, tengo que seguir haciéndolo”). Y es probable que muchos de esos pensamientos habituales, no los necesites.

Cuando alguien te diga que conoce un método mágico para ser más feliz, por ejemplo, no lo creas sin más.

En primer lugar, observa la experiencia de esa persona (si realmente lo aplica a su vida y es alguien feliz o solo se queda en palabras).

En segundo lugar, escribe en un papel diversas hipótesis de porqué esa persona es o no feliz (realiza afirmaciones positivas cada día, utiliza su método en cualquier situación, hace cosas que le gusta…).

En tercer lugar experimenta por ti misma esas hipótesis durante un tiempo determinado (haz tú las afirmaciones positivas, haz todos los días algo que te gusta mucho…).

Una vez que has realizado todo lo anterior, podrás descartar las hipótesis que no han funcionado en ti. Te quedarás únicamente con las que has experimentado y has obtenido resultados positivos. Entonces 
podrás seguir practicando esas teorías todos los días y podrás saber si son o no leyes que se adaptan a tus pensamientos y a tu forma de vivir.

Que no te cuenten las cosas. Vívelas.


votar Imprime esta entrada

3 comentarios:

Soñadora dijo...

Gracias Carol, cada semana un consejo sabio.
Besitos,

METAMORFOSIS dijo...

No hay nada que enseñe más que experimentar las cosas en carne propia.Besos mil.

Carol dijo...

De nada Soñadora :D Gracias por tus palabras! Besos

Hola METAMORFOSIS! Pues sí ;) Gracias por tu comentario! Un beso!