miércoles, 30 de enero de 2013

Lista de Deseos

Haz algo que te apetezca mucho hacer.
¿Hace cuánto tiempo que no te ofreces esa recompensa merecida?
La desgana y la falta de energía que a veces tienes, es porque has perdido la motivación que necesitas para continuar.
Todos necesitamos esa motivación para actuar.
Y los pequeños refuerzos positivos son importantes para seguir activos.
Unas palabras de aliento: "Lo has hecho muy bien", o una comida dulce, cada vez que hagas alguna tarea o actividad, te pueden ayudar a ser más feliz y a no pararte o sentirse decaída.
No hace falta que ese refuerzo te lo den otros. Tú eres también un buen apoyo para ti mismo... Por eso, cada vez que estés agotada o sin energía, que pienses que no puedes más,  siéntate y respira profundamente tres veces.
Ofrécete unas afirmaciones positivas acerca de tu valía personal ("Soy una persona maravillosa") y piensa en aquello que te apetece hacer desde hace tiempo, y hazlo.
Los objetivos de esos deseos, tienen que ser realistas y alcanzables por ti en ese momento, porque de lo contrario, te frustrarás y continuarás con tu cansancio y desgana inicial.
Así que coge papel y lápiz y en donde te encuentras, haz una pequeña lista de aquellas cosas que te apetece hacer, y que te servirán como reforzadores para cuando hagas alguna actividad.
Recuerda: los deseos han de ser asequibles para ti y que no te perjudiquen ni a ti ni a tu entorno.
Una vez que tengas la lista de deseos, regresa a tu rutina.
Cuando termines de cocinar (por ejemplo), mírate en un espejo y di en voz alta: "Soy un gran cocinero. Me gusta quien soy".
Cuando termines ese trabajo que te absorbe tanto, coge la lista y elige aquella actividad que más te apetece, como comerte un helado.
Disfruta de cada cosa que hagas y no se te olvide hacer cada día algo que te apetezca realmente hacer.
Vive el momento.



votar Imprime esta entrada

No hay comentarios: