miércoles, 19 de junio de 2013

Antes de dormir

A muchas personas les cuesta conciliar el sueño, cuando llega la hora de irse a dormir.
Algunas porque están tan cansadas que se sienten inquietas y nerviosas.
Otras, porque están aún muy activadas de los acontecimientos del día.
Descansar y tener un sueño reparador, es muy importante para afrontar la jornada sin altibajos ni malos modos.
Cuando estamos cansados durante el día, es más probable que perdamos la paciencia con cualquier cosa, por nimia que sea.
Sin embargo, si nuestro sueño ha sido adecuado y nos hemos llenado de energía, sentiremos que tenemos más fuerza para enfrentarnos a cualquier situación.
Para descansar bien, aunque es necesario dormir las horas recomendadas, no es una regla que se cumpla siempre, ya que en ocasiones, podemos tener un sueño reparador con menos horas. De hecho, hay personas que parece que necesitan menos tiempo de sueño que otras.
Lo acertado sería aprender a escuchar a nuestro cuerpo y sus necesidades.
Por ejemplo, si sabes que si duermes menos de siete horas, al día siguiente, te sientes cansada y con dolor de cabeza, intenta evitar acostarte tarde.
Si tu reloj interno te señala, que ya va siendo hora de irte a dormir… Vete a la cama… No esperes más.
Para llegar a tu hora de descanso, preparado para dormirte y tener un sueño reparador, es bueno que realices alguna rutina que te avise de que ya es hora de hacerlo.
Cuando eras pequeño, seguramente tenías ese ritual del que te hablo. Y te acostabas a una hora adecuada para descansar.
Antes de irte a dormir, túmbate o quédate sentada con los ojos cerrados, y haz alguna relajación o ejercicio relajante de visualización.
Intenta que no haya ruido a tu alrededor (y si lo hay, por ejemplo, el sonido del televisor, bájale el volumen).
Acaricia tu cabeza, tu cara, tu cuello y la parte alta de tu pecho, mientras respiras cada vez más lentamente.
Trata a tu cuerpo, como si fueras un bebé.
Mientras haces eso, repite algunas afirmaciones positivas que hagan que tu mente esté entretenida, y con ganas de dormir.
Repite:
Estoy muy relajado. Me siento muy a gusto.
Todo está bien. Está noche dormiré y tendré un sueño renovador.
Y cada vez que bajes tu mano por tu cara, di:
Estoy en el lugar perfecto. Aquí y ahora.
Poco a poco, mi cuerpo me acompaña para irme a descansar.
Ha llegado el momento de aflojar las tensiones.
Estoy muy relajada.
Recuerda: antes de dormir, prepara tu entorno, tu cuerpo y tu mente para ese sueño que tanto anhelas.



votar Imprime esta entrada

6 comentarios:

Cassiopeia dijo...

Gracias querida. Lo voy a seguir al dedillo a partir de esta noche. Estoy segura que es la receta que necesitaba con caracter de urgencia.
Muchas bendiciones
Besos

calderas barcelona dijo...

Buenisimas lecturas tiene este blog, em gusta mucho .

jbautistam dijo...

Muchas gracias por su post, me ha gustado mucho. Espero que me sirva para superar mi "insomnio" ocasional.

Carolina Sánchez Molero dijo...

Hola Cassiopeia :D De nada ;) Deseo que te esté sirviendo. Gracias por tus palabras :) Muchos besos y abrazos para ti, Guapa!!! :)

Carolina Sánchez Molero dijo...

Gracias calderas barcelona :) Me alegra que te guste el blog :D Un abrazo!

Carolina Sánchez Molero dijo...

De nada jbautistam :) Gracias por decirme que te ha gustado :D Un abrazo