miércoles, 1 de enero de 2014

Una luz en el camino

Dejaste de sonreír a las doce de la noche.
Tu espíritu se fue apagando como una vela consumida por el tiempo.
Poco a poco, nos fuimos dando cuenta de todo lo que habíamos aprendido contigo.
Miraste a un lado y a otro y la viveza de tus días, pasaron a otra parte en nuestra memoria.

En tu lugar, apareció una pequeña ilusión, repleta de esperanzas y deseos.
Nos centramos en ella, pero sin olvidar lo importante de nuestro bagaje, juntos.
Recordarte será nuestro regalo para ti. Sin nostalgia rodearemos las piedras del camino, que nos enseñaste a esquivar para ser y estar más felices.
Todo lo cumplido, lo que aún no ha llegado, los que se fueron, los que llegaron, viven dentro de ti.
Feliz de haberte conocido y aprendido a cada paso, nuestros deseos y anhelos no se apagan contigo. Al contrario, están más y más fuertes, sabemos que podemos conseguir muchos de nuestros propósitos y que caminando en el ahora, los días se hacen más largos.
Deseando que este año 2014 que comienza, sea un año mágico para todos y para todas. Que aprendamos por lo menos un poco de lo que aprendimos en 2013, sin caer en los mismos errores. Y si caemos, seremos capaces de levantarnos con una sonrisa pero con el convencimiento de que nuestros derechos son nuestros y que juntos podemos ser más fuertes.
La ilusión y los deseos duermen en una caja, con 2014 razones para ser cada segundo que pasa, más y más felices.
Disfruta del momento. Que nada ni nadie te quite esa sonrisa maravillosa y llena de luz que tienes.
Ten confianza y seguridad… El año nuevo llegó y tú sigues aquí.
Baila, canta, ríe, sueña, sé un niño…
Todo está por llegar.
¡¡¡Feliz 2014!!!





votar Imprime esta entrada

4 comentarios:

José M García dijo...

Feliz año para ti también :-))

Edelweiss Coen dijo...

Feliz año :)

Carolina Sánchez Molero dijo...

Hola José M :) Muchas gracias! Un fuerte abrazo

Carolina Sánchez Molero dijo...

Hola Edelweiss :D Gracias!!! Muchos besos :)