miércoles, 15 de abril de 2015

Tus sueños son grandes


Los sueños nunca son pequeños.
Se asemejan a un cielo que no tiene principio ni fin.
Un cielo que en ocasiones se nubla y creemos que nada tiene solución o pensamos que nuestros deseos se verán cortados antes de comenzar a volar.
Sin embargo, entre esas nubes una chispa de esperanza, una nueva ilusión, aparece, y volvemos a creer en los sueños. Y volvemos a volar.
Tus sueños, ahora mismo, son solo ideas o pensamientos que vienen y van… pero en algún momento, esos anhelos se dibujaran en un mapa y comenzaran a tomar vida propia.
En ocasiones he preguntado a mis familiares mayores que yo, sobre la trayectoria de sus vidas y todos estaban de acuerdo en una cosa… Aquello que desearon se fue cumpliendo… el camino que siguieron (a pesar de no parecer el más idóneo), les llevó al siguiente escalón como si un guión cinematográfico les hubiera estado marcando el camino…
No hablo de destino, aunque se puede interpretar de esa forma. Más bien, me refiero al poder de nuestros pensamientos y deseos.
Cuando una determinada opción no es la nuestra, alrededor nuestro se producen una serie de cambios (en ocasiones lentos o muy lentos) para que aquello que una vez ideamos, se haga realidad.
Tus sueños son tan grandes como el universo. Lleno de miles de pequeñas estrellas que te animan a seguir confiando, a seguir creyendo en ti.
Te propongo que analices lo que has hecho en tu vida… Observa en qué situación estás, que actividades haces, quién te rodea… piensa en esas pequeñas mal llamadas casualidades, que hicieron que decidieras una opción y no otra. Recuerda los sueños que tenias de pequeño y recoge en una libreta aquellas que se han ido cumpliendo.
Reconoce que eres parte de esos grandes sueños que has ido tejiendo.
Y recuerda: los sueños nunca son pequeños.


votar Imprime esta entrada

No hay comentarios: