lunes, 30 de noviembre de 2015

Motívate

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
Hoy vas a repetir una frase que te motive y te anime. 
Como por ejemplo: 
La vida es maravillosa.
Repítete esta frase para tu interior, cada vez que estés a punto de enfadarte o ponerte triste (aunque no “creas” en ese instante lo que piensas, tan sólo dilo).
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.

votar

viernes, 27 de noviembre de 2015

Levántate con energía

A partir de hoy, comienza en Creer en Positivo, varias semanas para practicar las afirmaciones positivas que nos han acompañado todos estos años.
La idea es que cada semana, seamos conscientes por lo menos dos veces en esos siete días, de lo que nos decimos y como nos lo decimos.
Cambiar nuestros hábitos de pensamiento no es una tarea sencilla. Tampoco rápida. Pero como con todo, si practicamos y somos activos, podemos alcanzar logros inimaginables en nuestra mente cerrada.
Por eso, y para que podamos ser conscientes de todo ello, os animo a que sigáis la rutina cada semana.
Comenzamos.

Hola,
¿Cómo te sientes hoy? ¿Has sido consciente de tus pensamientos por lo menos una vez a lo largo del día?
Hoy es un día mágico y repleto de oportunidades.
¿Te animas a caminar por tu mente con actitud positiva?
Vamos allá.
Sé consciente cada mañana de lo que te dices cuando abres los ojos.
Comienza a cambiarlo por afirmaciones positivas:
- Hoy va a ser un gran día.
- ¡Sonríe!: Estás vivo.
- La vida es estupenda.
- Buenos días ser humano maravilloso.
- Todo va a salir bien.
Antes de levantarte, incluso antes de abrir los ojos por las mañanas, repite:
- Hoy es un día maravilloso. Hoy va a ser un día estupendo. La vida es maravillosa. Todo va a salir bien.

Después visualiza como te gustaría que fuera tu día (que cosas deseas hacer o tienes que hacer y cómo quieres sentirte), intentando dibujar todos los detalles en tu mente. Cuando lo hayas hecho, entonces sí, abre los ojos y levántate.
Y recuerda. Tú eres tu propio maestro y tu propia maestra.
Si lo puedes pensar, lo puedes imaginar. Y si lo puedes imaginar PUEDES HACERLO.


votar

viernes, 20 de noviembre de 2015

Aquí y ahora

Eres una persona libre.
Nadie puede imponer su voluntad sobre ti alegando un poder inexistente.
Tú no le perteneces a nadie. Solo a ti mismo.
Si alguien te ama, no te manipula ni te obliga a quererla.
Hoy es un día idóneo para que abras los ojos y descubras lo importante que eres.
Tus necesidades son importantes. Tus deseos también.
En unas milésimas de segundo tu vida puede cambiar.
Puede ser una enfermedad que llega sin avisar, un dolor repentino que no te abandona en semanas, una muerte cercana que te despierta sin quererlo…
En este mundo global, estamos acostumbrados a ver noticias llenas de heridas y penas, pero hasta que no nos molesta a nosotros, no actuamos.
Es entonces, cuando el miedo o la falta de paciencia, nos hacen actuar sin pensar.
El camino más rápido no siempre es el del medio.
Para sanarse a uno mismo, primero tienes que ser consciente de tus limitaciones.
Para sanar a otros ocurre igual. Tienes que estar lo suficientemente sano en todos los aspectos, para enfrentarte a los miedos y dolores de aquellos que reclaman ayuda.
Pero no hace falta sufrir para llegar a ninguna parte. Deja los acontecimientos fluir.
Como dicen las personas más sabias, al final todas las piezas del puzle encajan.
Reacciona y toma decisiones, porque sin ellas nada pasará.
Dale las gracias a ese miedo que a veces te paraliza. Está ahí por un motivo, pero muchas veces no es para que no actuemos, sino para hacernos conscientes del momento.
Muchos de esos momentos que temías, han llegado. Y no ha pasado nada.
Ya pasaron y te enseñaron a vivir.
No te olvides del pasado, pero no te obsesiones con él. El pasado ya pasó y estás aquí y ahora.
Ahora, un regalo que todos y todas tenemos, del que muy pocos se dan cuenta.
Dedica cada día a respirar por lo menos un minuto, dándote cuenta de que estás viva. Estás vivo.
Aquí y ahora.

votar

jueves, 12 de noviembre de 2015

Sin miedo a volar


Cierra los ojos y respira profundamente tres veces.

Imagina que estás en un gran bosque con  miles de tonos verdes.


Siente  como el aire que entra en tu cuerpo lo hace de forma fácil  y sin esfuerzo.


Es un aire puro que te llena de vida.


Un rayo de sol te calienta la cara. Un suspiro escapa de tu boca.


Te apetece mucho estar allí.


No piensas en nada.  Sólo estás.


Alrededor tuya, comienzan a aparecer cientos de globos de diferentes colores.


Flotan por encima de tu cabeza y poco a poco inundan todo el espacio.


Dentro de cada uno de ellos, hay un humo espeso y brillante.


Miras fijamente a uno.

Ese te atrae especialmente, aunque no sabes muy bien la causa.


Sólo sientes el impulso de acercarte a él.


Al tocarlo notas que la textura es casi transparente.


Tus dedos atraviesan la superficie y llegan al denso humo.


De pronto, una especie de calambre recorre tu  cuerpo de la cabeza a los pies.


Te sientes muy bien. Llena de  vitalidad.


Decides mirar hacia tus pies y te das cuenta de que no los ves.


Estás dentro del globo. Te has unido a él y ahora sobrevuelas el bosque.


Sin forma física, tu mente está más despierta que nunca.


Observas como los demás globos te acompañan.


Sabes que todo está justo donde tiene que estar.


Tu respiración se enlentece cada vez más.


No sabes lo que es el miedo.


Disfrutas de ese viaje de regreso.


Cada vez subes más y más. Las nubes comienzan a desaparecer de tu vista.


Un universo cubierto de luces brillantes te abraza sin condiciones.


Estás muy feliz.


Respiras cada vez más y mejor.


Disfruta de la sensación de ingravidez.


Cuando estés preparada, respira profundamente una vez y abre los ojos.


Bienvenido a tu hogar.



votar

viernes, 6 de noviembre de 2015

Todos Podemos

Llegados a este punto del camino, todos y todas, sabemos lo importante que son los pensamientos, palabras y acciones positivas en nuestras vidas y en las vidas de los que nos rodean.
Por nuestra experiencia conocemos bien esos días en los que todo parece ir en nuestra contra. Mañanas en las que te hubieras quedado en la cama sin dudarlo. Tu mente en esos casos alardea de su poder y perseverancia: “No puedes hacer nada. Hoy no es tu día”. Y parece que te arrastras por las calles sin tener muy claro hacia donde te llevaran esas palabras.
Sin embargo, y te animo a que hagas la prueba, esos momentos en los que te sientes sin fuerzas pueden mitigarse con la sola voluntad de hacerlo.
Porque como sabes, no hay un cambio ni una frase positiva o pensamiento positivo que funcione, si no hay acción. Cuando decidas que tú eres el que maneja tu destino y no un ente invisible que parece manipular tus actos, será cuando comiences a caminar moviendo ambos pies sin descanso. El movimiento y la acción es una de las mejores terapias cuando estás desanimado.
Aunque te cueste al principio, aunque creas que no serás capaz… hazlo. Ponte música, canta con ella y baila con todo tu cuerpo. Aprende de los niños y niñas que te rodean. Son pura energía, incluso cuando están malos.
Reaccionar a los momentos más bajos te hará sentir más motivada para seguir hacia delante.
Porque además, ya lo has sentido en tu mente y en tu cuerpo. Ya has notado esas horas, minutos o segundos mágicos en los que has podido levantarte y seguir andando a pesar de la heridas. Eres un luchador lleno de marcas, que te recuerdan cómo has llegado hasta aquí.
Por eso, antes de seguir abajo, antes de venirte abajo, habla contigo. Anímate a seguir a esa parte de ti que sabe flotar en los momentos más oscuros.
Muchas cosas buenas de hoy, dependen de ti.
Haz aquello que sabes que te hará bien.
Comienza a caminar como si nunca lo hubieras hecho.
Y no dejes de repetirte: ¡Yo puedo!
Porque puedes.
Claro que puedes.

Todos Podemos.

votar