miércoles, 10 de agosto de 2011

Tu Casa Interior


La calma y la seguridad que buscas no están en tu entorno exterior.

La ansiada tranquilidad no se encuentra en las personas que te rodean.

Tu casa física, es tan solo un techo que te protege del frío o del calor.

No necesitas tanto como crees que necesitas.

Has llegado a este momento de tu vida, acumulando cosas materiales.

Tienes muchos objetos y muchas necesidades que cubrir, todos los días o cada semana.

Te aferras a ese cuadro, a esa silla, a ese mueble, como algo real.

Sientes la pérdida o el deterioro de alguna de tu ropa.

Todo tiene que estar arreglado y en su sitio, para tener estabilidad mental.

Eso piensas. Eso crees. Y limpias, decoras y redecoras el espacio en el que pasas la mayor parte del tiempo.

Pero…

La calma y la seguridad que buscas están dentro de ti.

No necesitas ese rincón especial para meditar. Puedes hacerlo en cualquier lugar.

No te hace falta tenerlo todo en orden para sentirte bien.

Todos esos objetos materiales no son importantes.

Nunca lo han sido.

Tú eres importante.

Tú y la felicidad que irradias.

El cobijo que tanto deseas, ya lo tienes.

Eres tú.

Siempre has sido tú.

Olvídate de los espacios físicos. Deja de lado tus obsesiones.

Céntrate en tu interior. En tu alegría interna.

Cierra los ojos y respira profundamente tres veces.

Con la espalda erguida, dirige tu atención al centro de tu estómago.

Imagina que una potente luz amarilla, comienza a dar círculos en tu interior.

Lo sientes como si realmente estuviera pasando.

Cuando la luz se para, observas que hay un paisaje con un gran árbol al final de la ladera.

Acércate despacio al árbol. 

Cuando llegas, lo tocas. Sientes el tacto del tronco.

Abraza el árbol. 

Respira profundamente una vez.

Aquí estás segura y feliz.

No necesitas nada más. 

Disfruta de la sensación, y quédate el tiempo que desees.

Cuando te sientas lleno de energía, abre los ojos. 

Ese rincón te estará esperando cuando desees calma.

Te sentirás bien…

En tu casa interior.




votar Imprime esta entrada

9 comentarios:

METAMORFOSIS dijo...

yo tengo que trabajar este tema porque me aferro mucho a las cosas materiales, a mis cosas y si sufro las pérdidas de las mismas.Un abrazo.

Soñadora dijo...

Carol, me ha gustado mucho ese paseo a mi casa interior. Con el trajín del día a día, a veces olvido lo reconfortante que es cerrar los ojos y respirar, gracias!

Besitos,

natania 19 dijo...

me gusto mucho el post!! hay que tomarse el tiempo para uno, y para su interior

Carol dijo...

Hola METAMORFOSIS :)Todos nos aferramos a las cosas (en mayor o menor grado). Te animo a que lo trabajes :D Un beso guapa

Gracias Soñadora! Es verdad! Con lo sencillo que es a veces, sentirnos algo mejor, con solo cerrar los ojos y respirar :) De nada ;) Un beso

Gracias natania 19 :D Me alegra que te haya gustado! Un abrazo :)

RECOMENZAR dijo...

Me ha encantado tu blog

paquetes turisticos dijo...

Si uno no tiene tiempo para uno mismo, de nada sirve vivir.


Muchas gracias por estas palabras

Carol dijo...

Hola RECOMENZAR :D Me alegro mucho de que te guste! Deseo que sigas disfrutando de él. Un abrazo!

De nada paquetes turisticos! Muchas gracias a ti por comentar! Un saludo :)

Casas Rurales Estella dijo...

a la vez que respire lo leere varias veces todo esto, porque me llena de paz , muchisimas gracias Carol

Carol dijo...

De nada Casas Rurales Estella :D Me alegra que te llene de paz!!! Muchas gracias por tu comentario! Un beso