miércoles, 4 de junio de 2014

Podemos soñar

Desde hace tiempo voy preguntando a las personas de mi entorno lo que han soñado. Sean adultos, jóvenes o niños, me suelen responder todos lo mismo: “Yo no sueño”.
A lo que les respondo: “Si que sueñas, pero no te acuerdas”.
¿Tú recuerdas tus sueños?
Nuestra mente, como sabemos, es muy obediente.
Hace un tiempo, decidí poner en práctica un ejercicio para “despertar” en sueños, pero seguir soñando.
Durante el día me decía a mi misma: “Voy a soñar con esto esta noche”. Me lo repetía mientras estaba en casa, cocinando, en la cola del mercado o mientras caminaba. Una de las veces transcurría por la calle, mientras comenzaba a llover fuerte. No tenía paraguas pero si un chubasquero con un gorro grande.
Aquella noche me desperté en el sueño. Me “despertaron” las gotas de agua sobre mi cabeza protegida por el chubasquero, y me di cuenta de que estaba realmente soñando con la situación del día. No tardé mucho en despertarme de verdad, pero la sensación fue genial.
Había podido “controlar” mis sueños y allí estaba de nuevo bajo el fuerte aguacero, consciente de que estaba soñando.
Vivimos con esa parte de nuestra vida todos los días y sin embargo no queremos saber nada de ella. Decimos que no recordamos los sueños o que no soñamos y lo dejamos ahí. Sin embargo, todos y todas soñamos, aunque creamos que no.
De hecho, podemos vivir en los sueños si así lo deseamos, e incluso, retomarlos donde nos habíamos quedado, noche tras noche.
No creas que tú no puedes soñar, porque sí que puedes.
También puedes deshacerte de las pesadillas nocturnas si durante el día le das la orden a tu mente de soñar con, por ejemplo, un bosque repleto de sonidos y calma. Visualiza durante el día ese paraje deseado. Hazlo con todo detalle. Siente con todos tus sentidos. Nota los olores, los sonidos y los sabores. Practica durante el día, lo que vivirás por la noche.
Eso sí, no esperes que ocurra de repente. Tienes que tener la constancia de quién repite la lección día tras día, o recita un mantra. De hecho, otra forma para despertarte en sueños, es repetir durante el día una palabra o una frase motivadora.
Disfruta de tus sueños y obsérvalos. Son algo más que unos recuerdos borrosos o algo que nunca ha pasado.
La capacidad de soñar está intacta en nosotros.
No te rindas y abre los ojos a tus sueños.
Hay todo un mundo lleno de magia en la palma de tu mano.
Comienza diciendo durante el día para ti, que esa noche soñarás. Cuando te despiertes escribe tus sueños en una libreta e intenta recordar las sensaciones.
Hazlo realidad.

¡Podemos soñar!


votar Imprime esta entrada

No hay comentarios: